Métodologías ágiles: una forma original de aprenderlas

Porque no todo va a ser estudiar libros, o acudir a academias con mesas y sillas mientras un profesor te da la charla teórica.

Metodologías ágiles: una forma original de aprenderlas

1024 768 Miguel Benítez

Qué mejor manera tenemos de terminar el año, que participando en una divertidísima sesión de formación sobre Scrum (Agile) en la que nos van a enseñar a trabajar como equipos agile, pero no simulando un proyecto de desarrollo, si no de una forma totalmente distinta: preparando unos exquisitos pinchos.

En Legridd ya llevamos participando algunos años en proyectos de desarrollo bajo metodologías ágiles, y aunque todo el equipo contamos con formación, pensamos que una sesión de reciclaje nos vendría muy bien, y sobre todo aprovechar para trabajar un poco de Team Building y probar este formato tan innovador formativo sobre Scrum.

Y a quién elegimos para que nos ayudaran en este evento, pues a nuestros amigos de Thinking With You, que son unos grandes especialistas en metodologías ágiles y entre otras cosas se dedican a dar formación en diferentes plataformas como Telefónica, Miriadax, etc… y además elaboran planes formativos a medida para empresas. Por otro lado, y pensando que la filosofía agile se puede aplicar a cualquier tipo de disciplina, como así han demostrado en diversos clientes con los que trabajan, crearon Agile Taste, que es cuenta con diferentes formatos en los que aprender diferentes áreas de las metodologías ágiles, pero de un modo innovador: cocinando.

Durante la formación inicial

En qué consistió la jornada

Fue una jornada completa y muy intensa, porque en proyectos de UX y diseño en general nos movemos como pez en el agua, pero en la cocina no es lo mismo, y mucho menos hacerlo en una cocina profesional como en la que participamos.

El evento se celebró en la escuela de cocina “Sueños de cocina y para ayudarnos contamos con la colaboración del gran chef Nacho Garbayo, que es ganador de multiples premios gastronómicos además de un ingeniero conocedor de las metodologías ágiles en profundidad.

La formación específica y la supervisión fue impartida por nuestro amigo Pepe Vázquez, que además de ser ex compañero de algunos de nosotros en su época como Director de Desarrollo en Bankia, lleva varios años dedicándose a la formación específica de metodologías ágiles, y en concreto con el formato de Agile Taste del que es co-fundador.

La jornada contaba con un primer bloque introductorio y de team building, que además nos vino genial, para poder facilitar el aterrizaje a nuestras nuevas incorporaciones, y donde nos explicaron un poco la base teórica de Scrum, que aunque ya conocíamos, no estaba de más refrescarla. Y además nos explicaron las recetas que teníamos que elaborar y cuál era el plan de proyecto.

Contamos con 3 sprints de 30 minutos, con pequeños descansos entre ellos y una retro al final de cada uno, pero para empezar tuvimos que elaborar nuestro product backlog, la mejor manera de poder organizar las recetas que teníamos que elaborar.

Preparando el product backlog

No debemos olvidar que un proyecto, del tipo que sea, bajo metodología ágil, tiene que ser iterativo e incremental, y que al final de cada sprint, entreguemos valor que está preparado para poder ponerlo en producción en el caso de que sea necesario.

En este caso, aquí simulábamos la preparación de una cena en la que teníamos invitados, y en cada sprint teníamos que ir sacando algo para que no se nos fueran. Entre medias podíamos encontrarnos con problemas, como pasa en todos los proyectos. Por ejemplo, que no llegue la carne picada que esperábamos para unas hamburguesas, o que alguno de los comensales pidiera otra cosa, o que incluso no fuéramos capaces de realizar las recetas como se solicitaban.

La importancia de la retrospectiva

Como era de esperar el primer sprint fue un caos, aunque supimos distribuir los roles, pero estaba claro que la cocina no era lo nuestro. Después de cada sprint hacíamos una retro, y esta primera fue esencial. Fue el punto de inflexión del proyecto, porque nos dimos cuenta de muchas cosas que no estábamos haciendo bien, y sirvió para rearmarnos y para trabajar los siguientes sprints con mucho más orden y con los equipos mejor coordinados.

Nunca hay que relajarse, aunque veamos que el proyecto marcha

En el último sprint teníamos todo controlado, hasta tal punto que nos relajamos en exceso, y tuvimos que sacar las recetas a trompicones. Esta relajación produjo que no elaborásemos bien una de las recetas, y que uno de los caldos no espesara bien para llegar al final.

Esto es típico de todos los proyectos, que cuando  ves que la cosa marcha, todo el equipo baja los brazos, y luego vienen las sorpresas. Siempre hay que mantener una tensión “sana” dentro del proyecto, porque es lo que va a hacer que el equipo esté pendiente de los puntos importantes, de gestionar los riesgos y de velar por la calidad del entregable.

Y de premio, los pinchos con un buen vino

Estábamos literalmente agotados, sobre todo mentalmente, porque era poco tiempo, nos movíamos en un entorno en el que no eramos expertos ni mucho menos, y porque además teníamos que trabajar en equipo de manera coordinada. Pero todo este esfuerzo tuvo su recompensa. Esto es aplicable a todos los proyectos. Si trabajas bien, con ganas, te esfuerzas, y trabajas en equipo al final obtienes tu recompensa de una manera u otra. En este caso la recompensa fue comernos los pinchos que habíamos elaborado, que hemos de reconocer que nos salieron buenísimos, en gran parte por la supervisión y ayuda de Nacho Garbayo.

Aquí podéis ver algunas fotos de nuestros resultados, que como véis no tienen mala pinta.

preparación de pinchos agile taste  

 

Siempre se aprenden cosas nuevas

Como ya hemos comentado, nosotros llevamos trabajando en proyectos bajo metodologías ágiles varios años, pero participar en eventos de este tipo, con el objetivo de reciclarse y de poder identificar cómo aplicar estas metodologías a otros ámbitos que no sean los del desarrollo siempre es enriquecedor.

Esperamos poder repetirlo más adelante con alguna de las otras variedades que plantean… ¿Qué tal un PizzaKanban?

 

¿Necesitas incorporar UX en proyectos agile?

Nosotros podemos ayudarte a implementarlo correctamente y sacarle el mayor partido

Miguel Benítez

Inconformista Digital. Sumergido en el mundo del diseño y la tecnología desde finales del siglo XX, he podido disfrutar de trabajar en multitud de ramas de este magnífico entorno, desde agencias de publicidad hasta consultoras de usabilidad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.