Seetroën las nuevas gafas para evitar los mareos en el coche

La marca de coches Citroën innova con su nuevo modelo de gafas evitar los mareos cuando vamos en un trayecto en coche.

Seetroën las nuevas gafas para evitar los mareos en el coche

1024 711 Miguel Benítez

Hace algunos días guardé la noticia y hasta hoy no había podido leerla con detenimiento. La verdad es que, es cuando veo este tipo de productos, cuando me vengo arriba con el concepto de diseñar productos innovadores al servicio de la gente.

No tenemos que olvidar que somos “personas” que diseñamos para “personas”, y lo que debería suceder en cada uno de los proyectos en los que participamos, es que antes de comenzar a diseñar cualquier artefacto, deberíamos tener clara cuál es la necesidad o el problema real que tienen las personas para las que estamos diseñando.

Las gafas Seetroën han sido diseñadas por la compañía francesa Studio 5.5 basadas en la tecnología Boarding Ring desarrollado por una Startup con el mismo nombre que lleva comercializando estas gafas varios años, no solo para situaciones de mareo en coches, si no también para trayectos en barco, tren, transporte público, etc…

 

¿Qué hay detrás de este producto?

Es evidente que este producto surge de una necesidad, de un problema habitual, que más del 66% de los usuarios padece y que seguramente casi todos hemos sufrido alguna vez y que se llama el “mareo por movimiento” que sucede cuando se origina un conflicto entre la información visual que recibimos y la percepción del equilibrio.

He estado buscando información sobre el proceso de diseño de la solución, desde el concepto hasta el diseño final, para poder conocer como han hecho las investigaciones iniciales y cuáles han sido los proceso de ideación, y como se ha testado el producto final, además de intentar identificar qué equipos han participado en el proceso, aunque no he encontrado detalles.

Uno de los primeros diseños de las gafas Boarding Ring

Aun así, por el resultado, intuyo que el proceso del diseño del producto ha seguido las bases metodológicas de Diseño Centrado en el Usuario, por tanto, teniendo en cuenta a las personas, antes, durante y después de haber diseñado el producto.

¿Cómo me imagino este proceso?

Tomando como base el proceso de Design Thinking y siguiendo cada una de las fases que aborda, podríamos imaginarnos el siguiente esquema:

 

Empatizar

Aunque en este caso, probablemente con unas entrevistas a usuarios que de manera habitual sufren este tipo de problemas, quizás cobraría mucho más peso la observación inicial, si esas entrevistas las hiciéramos en contexto, es decir, realizar un estudio etnográfico en cualquier medio de transporte susceptible de provocar estos mareos.

Para complementar la información en esta etapa veo necesario trabajar en la parte más técnica del problema. Deberíamos realizar alguna entrevista a personal titulado médico para que nos proporcione los argumentos técnicos de por qué se produce esta situación, qué órganos o sentidos se ven afectados y recabar información sobre cómo se podría resolver el problema a nivel físico de la persona para poder plantear soluciones en la fase de ideación.

Definir

Ahora sí, tenemos toda la información inicial que nos explica cual es el problema o necesidad desde un punto de vista humano y médico. Es decir, ya sabemos, qué sucede y por qué sucede. Por tanto definiríamos el problema completo y construiríamos la propuesta de valor, que es lo que hará que el producto sea adoptado por las personas y comercializable.

En este caso, la clave de este producto puede ser que elimina los mareos en trayectos en vehículos de cualquier tipo, que además, te permiten llevar tus propias gafas debajo, y con un coste asequible.

Probablemente podríamos añadir más atributos a la propuesta, pero quizás, con estos es más que suficiente como para tener una propuesta de valor que haga útil y comercializable el producto.

Idear

¡Llegó el momento de la creatividad! ¿A quién se le ha ocurrido que la solución a los mareos en el coche son unas gafas con cuatro circunferencias? ¿y por qué unas gafas y no unas pastillas o un casco?

Este es un punto crucial en el proceso de diseño, porque aquí es donde hay que poner todas las ideas encima de la mesa y quedarnos con lo esencial. En Legridd solemos trabajar con dinámicas de diseño colaborativo basadas en la “Divergencia/Convergencia”. En primera instancia dejamos a los participantes que incluyan todas las ideas que se les ocurran que puedan aportar valor a la solución, y una vez que hemos pasado todo el proceso divergente, seleccionamos por medio de sistemas de puntuación las que se quedan como definitivas.

Es importante seleccionar bien a las personas que participarán en estas sesiones porque conviene trabajar con perfiles complementarios; probablemente, en un proceso para un tipo de producto como este incluiría diseñadores, negocio, médicos, ingenieros y algún técnico. Como veis son perfiles distintos, pero necesarios y complementarios para dar con una solución de este tipo.

Prototipar

¿Cómo podemos probar si nuestro producto funciona y si resuelve el problema sin invertir todo nuestro capital en desarrollar el producto? Fácil, con un prototipo.

Dependiendo del tipo de producto que se vaya a diseñar, para el prototipo habrá que invertir más o menos capital, y lo que parece más razonable en este sentido, es trabajar con metodología Lean, en la que intentemos evitar un despilfarro tanto en esfuerzo como en dinero mientras hacemos el prototipo y nos centremos en los aspectos estrictamente necesarios para probar el producto.

En este caso, parece evidente que si se dio con la solución de las gafas desde el principio, se creara un prototipo con ese formato desde el principio, aunque el diseño posteriormente se fuera refinando, pensando en un Mínimo Producto Viable que poner en el mercado y sobre el que trabajar la evolución a futuro.

Testar

Ya hemos dicho que somos personas que diseñamos para personas, por lo que los tenemos en cuenta durante todo el proceso de diseño. Pues llegó el momento de la verdad. Una vez tenemos el prototipo es cuando hay que probarlo y verificar el proceso de diseño.

En este caso, por el tipo de producto, se hace necesario hacer un testing en contexto. No podemos hacerlo en laboratorio porque necesitamos que el usuario realice un trayecto en el medio de locomoción que se estime para testar. Probablemente, por optimizar costes podamos hacerlo en coche o en transporte público. Es muy útil ver como funciona en un entorno real, y sobre todo realizar una buena entrevista en profundidad al final del trayecto para poder extraer opiniones, sugerencias, emociones, y todos los aspectos que nos ayuden a validar el modelo o que nos permitan incorporar mejoras o cambios al producto para volver a iterar el proceso.

Como comentaba anteriormente, así es como me puedo imaginar el proceso de diseño de estas gafas, lo cual no quiere decir ni que sea el mejor, ni que sea el que los equipos de Boarding Ring utilizaron para su creación, pero sí que nos puede servir como punto de partida para trabajar en procesos de diseño innovador de productos que resuelven problemas habituales de las personas.

¿Dónde puedo comprarlas?

Si alguien está interesado, puede comprar directamente las Seetroen en la tienda online de Citroën.

Otra alternativa, aunque no son tan aparentes como las de Citroën puedes encontrarlas en la tienda náutica Francobordo

 

Diseñamos Servicios y Productos para mejorar el negocio

Te ayudaremos a mejorar tus servicios o diseñar nuevos productos para tu modelo de negocio

Miguel Benítez

Inconformista Digital. Sumergido en el mundo del diseño y la tecnología desde finales del siglo XX, he podido disfrutar de trabajar en multitud de ramas de este magnífico entorno, desde agencias de publicidad hasta consultoras de usabilidad.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.